Hipótesis de Eficiencia de los Mercados

Hipótesis que trata de predecir los precios de los mercados financieros.

Hipótesis de Eficiencia de los Mercados

En este capítulo nos centraremos en el análisis de un tema que en nuestra opinión no tendrá conclusión en sus discusiones por cuanto genera infinidad de opiniones tanto en el mundo académico como en ámbitos de los analistas bursátiles y se trata de: la Hipótesis de Eficiencia de los Mercados. Esta hipótesis plantea la imposibilidad de predecir los precios futuros de los productos bursátiles y, consecuentemente el hecho de obtener retornos sistemáticamente mayores que los obtenidos por una cartera de mercado.

Interpretación

Desde la etapa incipiente de la primera bolsa de valores se creyó posible adelantarse y predecir la evolución futura de los precios. El concepto que se barajaba era que un buen análisis fundamental y/o un sólido análisis técnico eran herramientas necesarias y suficientes para realizar estimaciones de los precios futuros.

Sin embargo, allí por los primeros años de los 50, Maurice Kendall propuso y presentó un trabajo en el que sostenía que las variaciones de los precios de los distintos productos bursátiles son aleatorias e imposibles de predecir. A partir de ese trabajo fueron surgiendo posiciones de otros autores y presentaciones de otros trabajos que manifestaban el apoyo a la idea de Kendall y paso a paso fue elaborándose una sólida y muy bien sustentada teoría acerca de la eficiencia de los mercados que terminó conformando la actual Hipótesis de Eficiencia de los Mercados (HEM) y para honra póstuma de Kendall, se constituye en el supuesto básico de los modelos económicos y de finanzas más laureados de la actualidad.

Con esta sustentación quedaron quebrajadas y hasta divididas las opiniones entre académicos que sostienen la HEM y los analistas de mercado que la rechazan sosteniendo que es posible un pronóstico de la variación de los precios. Actualmente y para lamentar en ninguno de las casos se ha logrado refutar una posición a la otra por lo que el debate continuará.

Lo que sostiene la HEM es que en un mercado eficiente no es posible, en realidad la hipótesis dice que es imposible pronosticar las variaciones futuras de los precios.

No obstante, existen 3 formas o niveles de eficiencia en los mercados: la eficiencia débil, la eficiencia semifuerte y la eficiencia fuerte.

Eficiencia débil: un mercado es eficiente en el nivel débil, si logra descontar de manera instantánea en el precio toda la información histórica. Dicho de otra manera, la eficiencia débil es claro indicio que los precios pasados no permiten predecir la evolución de los precios futuros. Y amén de esto existe una frase célebre y muy conocida que dice “no se puede ganar en los mercados leyendo el diario de ayer”. Si un mercado con características de eficiencia débiles, quedan eliminados el Análisis Técnico y el Arbitraje (de cualquier tipo) como medios posibles para ganar dinero en la bolsa. Cabe recalcar que estas actividades están basadas en la observación de precios históricos.

La HEM en la forma débil y de manera gráfica se puede visualizar en la siguiente figura, y supongamos que estamos en el momento 1 (M1), observamos que los precios vienen mostrando una tendencia al alza y suponemos que la misma continuará hasta el momento 2 (M2), momento en que se espera que los precios alcancen P2. Si el mercado es eficiente, el precio debe alcanzar P2 en el mismo momento 1 ya que los demás operadores intentarán beneficiarse de esa suba esperada del precio.

Eficiencia débil
Figura 1. Eficiencia débil

Eficiencia semifuerte: ahora bien, un mercado es eficiente en la forma semifuerte si descuenta una vez más de manera instantánea en el precio toda la información actual. En este caso, y ya que las alertas aparecen de manera aleatoria (siempre hay hechos completamente inesperados, incluso por todo el mercado), resulta prácticamente imposible predecir las variaciones de los precios. En este contexto, ningún trader podría vaticinar la evolución de los precios utilizando y aprovechando la nueva información que aparece en el mercado.

En este tipo de mercados de eficiencia semifuerte, queda completamente fuera el Análisis Fundamental como medio de predicción de precios.

La HEM con estas características de eficiencia semifuerte, puede analizarse a través de la figura 2. Si suponemos que nos encontramos en el momento 1 (M1) y observamos que los precios vienen fluctuando en su valor de equilibrio. De pronto se suscita una noticia alcista que sube el precio teórico de equilibrio, el precio de mercado se ajusta instantáneamente y queda moviéndose alrededor del nuevo precio de equilibrio. En un otro momento posterior llega al mercado una noticia bajista que hace descender el precio teórico y el precio de mercado se ajusta una vez más de manera instantánea para reflejar el nuevo valor del producto.

Eficiencia semifuerte.
Figura 2. Eficiencia semifuerte.

Eficiencia fuerte: finalmente, un mercado es eficiente en la forma fuerte si descarta toda la información existente tanto pública como privada. La información pública, como su nombre dice es la conocida por todo el mercado. Distinto es con la información privada que es conocida solo por quienes la están construyendo, antes de su publicación. Por ética profesional, está prohibido aprovechar económicamente la información privada ya que está en contra de la libre competencia de todos los concurrentes a los mercados. Quienes incumplen con esto, están cometiendo un delito llamado Insider Trading.

La HEM en la forma fuerte podemos comprenderla de manera más fácil a través de la figura 3. Supongamos que en el momento 1 (M1) comienza la elaboración de un informe periódico del USDA. En el momento 2 (M2) se termina de elaborar y se publica en el momento 3 (M3). Si el mercado es eficiente en la forma semifuerte el precio seguirá el camino indicado por la línea azul. En tal caso, el precio se ajusta a la nueva información alcista de manera instantánea en M3. Si el mercado fuese eficiente en la forma fuerte, es decir, se comente el delito de insider trading, el precio se irá ajustando en la medida en que se va elaborando el informe, siguiendo el camino indicado por la línea roja. Cuando sale a la luz el informe, el precio no varía dado que la noticia ya fue descontada por la negociación de quienes elaboraron el informe. Debemos observar que siempre que aparezca una noticia shockeante en el mercado y el precio no se mueva es porque ya la descontó.

Eficiencia fuerte.
Figura 3. Eficiencia fuerte.

Cada una de estas formas de eficiencia comprende a las anteriores, es decir, la semifuerte comprende a la débil y la fuerte comprende a la semifuerte y la débil.

Hay opiniones que coinciden entre quienes apoyan la HEM sosteniendo que los mercados desarrollados son eficientes solamente en la forma semifuerte.

Conclusión

En esta oportunidad, LiteMarkets ha estudiado la Hipótesis de Eficiencia de los Mercados. La HEM dice que los precios varían de manera aleatoria y, por lo tanto, no es posible una predicción. Según el grado de desarrollo del mercado, la HEM discrimina tres formas de eficiencia: débil, semifuerte y fuerte. La forma semifuerte para la mayoría de los académicos es en la que los mercados son eficientes.

Bibliografía

  • “Análisis Técnico explicado”, Martin J. Pring, Gesmovasa 1989
  • “Technical Analysis”, Jack D. Schwager, Wiley 1996
  • “Technical Analysis of the Futures Markets”, John D. Murphy, NYIF 1986

Ease of Movement

Indicadores de Mercado